La Vocación de Servicio: Un camino de Completa Entrega

La vida en su miles de formas y posibilidades, se despliega como un constante misterio de transitarlo.

Transitar las verdades que van apareciendo una y otra vez en nuestro interior, para que en un silencioso y completo intento, darle una continuidad en los cientos de ámbitos que no tenemos control y a su vez participamos cada día.

Es en ese punto que de niño he vibrado en el servicio.

¿Qué es el servicio? ¿Para qué seguir un camino así?

El servicio es ponerse con lo mejor de ti, en disposición de escucha, apoyo y colaboración con la vida misma: Seres humanos, animales y la misma gran y hermosa naturaleza.

Es un caminar en que te cultivas cada día, entiendes que al estar frente a una expresión de vida que requiere de tu visión o simple presencia, necesita que sea de la mejor manera. Un encuentro sagrado con un pedazo de vida y de espíritu que se abre para acompañar, apoyar para que sienta esa verdad con miles de colores.

He dejado todo lo que conozco y amo, por seguir este gran amor que es el servicio. He arriesgado todo por sumergirme en su máxima expresión en esta energía, esta vocación, esta pasión de ser testigo que una persona o grupo, sientan su verdad y caminen para volar. Con miles de personas de todo el mundo que he tenido el honor de hacerlo, que no significa nada si al momento de hablar con un desconocido no escucho su sabiduría, como tantos maestros anónimos hay por las calles.

Es un amor que te desafía, una entrega que te confronta con estilos de vida diferentes, una incertidumbre de estar en la altura y otras abajo, donde las preguntas abundan y el servicio es sutil, constante y sin titubeos. Ante cada crisis, me rindo y entrego con mayor fuerza.

He hecho lo mejor que puedo para hacer de este servicio, un momento de calidad en que la confianza que recibo sea retribuida con una mirada compasiva, un abrazo en silencio y una cascada de amor, por el solo hecho de permitirme ser un espejo de tu capacidad de transformación.

Así, una y otra vez, reafirmo mi camino, mi misión de estar recorriendo este sendero del servicio.

Humano, imperfecto, directo, intuitivo y con mi corazón abierto me entrego a ti vida, a ti naturaleza, humanidad y servicio, con lo más verdadero de mi espíritu.

Cada minuto de preparación, cada hora de concentración, solo para ofrecer un camino de apoyo y transformación, es un acto de amor constante.

Me alegra saber que hay más y más personas que se entregan a este camino.

Tras 18 años conscientemente recorriendo este estilo de vida, les puedo decir que necesita todo de ti, no una parte, sino incluso tus miedos y sombras. Así, en vez de generar dependencias y abusar de la desinformación de algunas personas, te transformas en un agente que suma, aporta y luego se retira en silencio para agradecer el acto de dar.

Bendito y misterioso servicio: Una entrega que se entrega.

Benjo Podlech

«Útero»

Toda una vida en relación con lo femenino y los últimos años apoyando sus proceso de sanación como hombre a diferentes grupos de mujeres que han confiado, me atrevo a escribir mi primer poema al «Útero»:

«Útero

A ti fuente de vida,
Envoltorio de la historia de la humanidad
Te quiero dedicar unas palabras,

Receptivo y femenino,
Me permitiste evolucionar en ti,
De célula a humano,
Hasta ser un hombre en el útero de mi madre

Nueve meses de contención total,
Un viaje de crecer y cambiar
Nutriendo y acariciando cada átomo
Plasmas en mi piel, la fuerza de la mujer

Misterioso mar de nutrición
¿Cuántas historias viven en ti?
¿Cuanta sensibilidad fluye?

Universo de poder y transformación,
Te pido perdón
Por cada hermano masculino
Que no cuido la matriz que eres

Venimos de ti,
Un mismo origen

Tal como creas vida, 
Tampoco olvidas
Es a esas memorias que te cansan, 
Que pongo mis manos para calmarlas

Cada útero 
que me detuve a sentir como hombre
Fue una conexión, 
En que eres vulnerable y poderoso a la vez

Que la falta de cuidado
Abuso o miedo,
Que las mujeres de nuestro linaje
Vivieron en silencio,
Hoy es un momento de nueva armonía,
El hombre puede apoyar,
A generar una nueva memoria
La del respeto, y ternura
Sin ti útero, no existiría la vida

Así le envío al universo, 
Que ya estés sano y en calma, 
Que tu proceso sea amar la vida
Y que la vida, 
Hombres y naturaleza, 
Amen la fuente que eres
Útero pulsante»

A cada mujer que le llegue estas palabras, gracias por tu trabajo interno y por tu valentía, de generar un nuevo código de vida.

Benjo Podlech

Si estas Compartiendo con una Persona «Sensible»

Me reconozco una persona altamente sensible y ha sido un viaje descubrir y sentir la belleza de serlo.

Antes de que te hablen, sientes lo no-dicho, eso invisible que para ti es tan claro

Un tono de voz o postura del cuerpo, no es indiferente, sientes la diferencia de los detalles

Los juicios te golpean el corazón, hasta que recuerdas esconderte en una armadura de fuerza, sabiendo que solo te protege

A veces se ve que exageras ante ciertas situaciones, en el fondo, es que sientes la totalidad de ese momento y no solo una parte.

No eres grave ni denso, sino más bien intentas hacerte entender, dado que duele cuando no se ponen en tus zapatos.

La empatia es innato en ti, la compasión una opción siempre disponible y la entrega, una manera de sentirte vivo.

Si compartes con alguien sensible, estás con alguien inevitablemente abierto a ti, a lo que te rodea, a lo que callas y a lo que está fluyendo. Estas por así decirlo, con una oportunidad de sentir un espiral de experiencias.

En un mundo en que la Vulnerabilidad es tabú y la sensibilidad sólo para contadas situaciones, reconocerse sensible es un acto de valentía.

Soy sensible, y trato de serlo cada vez más. Prefiero exprimir lo que cada momento tiene, sin que por ello escape del dolor, sino que lo abrazo para ir a eso llamado vida.

Y así, veo como un don vivir una sensibilidad que puede crecer y compartirse.

¿Y tú? ¿Qué regalos te ha traído ser sensible?

Benjo Podlech

 

 

Un auténtico y nutritivo estilo de vida

El título de esta entrada ciertamente invita a unir elementos que a simple vista son excluyente con un mundo propio: la autenticidad y el estilo de vida.

La autenticidad

«Los individuos sanos no son, por regla general, visibles. No se les distingue por vestimentas, modales o conductas fuera de lo corriente. Es una libertad interior que ellos tienen. En la medida en que no dependan de la aprobación o desaprobación de otras personas, sino que busquen la aprobación de sí mismos, en esa medida pueden ser considerados psicológicamente autónomos» (Maslow)

La autenticidad de ser una persona irrepetible en formas de pensar, sentir y actuar necesariamente toca la autonomía de valerse por sí mismo para ser en el mundo. La autenticidad sería mis propios ingredientes para cocinar un plato y la autonomía la fuerza para cocinarlo.

Interesante se da que al menos en la cultura occidental, se tome como un valor la autenticidad. Lo cual al momento de presentarse frente a nuestros ojos surgen las mas llamativas reacciones:

  1. Rechazo
  2. Sorpresa
  3. Curiosidad
  4. Admiración

Rechazo porque al interactuar con una expresión que sale de los canones sociales (lo esperado) se suele catalogar en una primera instancia como negativo. Tal es así, que por más que personas silencien sus pensamientos, su expresión corporal no miente. Se sabe desde la Programación Neurolinguistica que la comunicación no verbal corresponde al 93% de la comunicación entre las personas. Por lo tanto, el rechazo se puede visualizar en las expresiones de las personas y no solo sus reacciones en acciones visibles.

¿Por qué causa rechazo? Esa pregunta tiene una infinidad de posibles respuestas que intentan dar cuenta del génesis de dicho fenómeno. Uno de ellos desde la psicología dice que aquello que nos molesta o causa rechazo en otros, es aquello que rechazamos en nosotros mismos. Por ejemplo al ver a una persona que expresas sus sentimientos en total libertad, puede molestar a otros que les gustaría hacerlo pero no se atreven.

Sorpresa al captar la atención. La sorpresa de ver que hay personas que son en el acto auténticas más que en las palabras. Esa sorpresa no solo toma la forma en que se expresa una persona autentica, sino el fondo. El fondo de no intentar ser algo que no soy, simplemente ser.

La curiosidad se expresa en preguntas ¿Cómo lo haces? O ¿No te importa lo que digan los demás? El curioso ahonda en las respuestas que una persona autentica encontró para expresarse tal cual es. El curioso en el fondo, le gustaría hacerlo solo que no sabe el COMO.

La admiración generalmente se expresa cuando personas auténticas observan a otras personas auténticas o personas que les gusta lo nuevo o distinto. En esta etapa la admiración no va por mirar más arriba a otra persona, sino el presenciar ese fondo creativo en común que se expresa en una o más personas auténticas.

Estilo de vida

Estilos sedentarios, deportistas, religiosos, tradicionales, etc. Los estilos de vida de un grupo de personas se han agrupado en ciertos estereotipos que al ser validados por la sociedad, se toman como referente de la normalidad o lo esperado.

Entre los estilos de vida existen comparaciones. Un estilo de vida sano v/s un estilo de vida sedentario; un estilo de vida al servicio v/s un estilo de vida enfocado en el propio bienestar, y así tantos como sociedades existen.

El estilo de vida sano por regla general, incluye una buena alimentación, realización de deporte y actividades al aire libre. Se podría considerar desde la lógica de los estereotipos, que toda persona que se alimente sano, haga deporte y actividades al aire libre, será más feliz que personas que siguen otro estilo de vida.

La afirmación anterior tiene un punto ciego: Olvidar cultivarse en el interior.

En cada estilo de vida, encontramos personas que se cultivan a sí mismas como personas, más que solo su cuerpo y el deporte. Personas que realizan un camino de desarrollo personal, con múltiples formas y caminos. Desarrollo personal entendido como ser una mejor persona cada día, viendo las consecuencias de sus actos, tomando consciencia de sus emociones y siendo responsable de sí mismo y los demás.

¿Quién nos enseña a cultivarnos a nosotros mismos? Desde niños seguimos el ejemplo práctico de los adultos con que compartimos. Por lo que el cultivarse es una acción.

¿De qué manera puedo comenzar a cultivarme? Esa pregunta surge al haber un interés por vivirlo. Y toca el tema de la autenticidad.

Cada persona vive su desarrollo personal a su estilo en la medida que es auténtico. Una persona autentica y con interés en ser mejor persona, tendrá un camino de experiencias irrepetible.

Por lo que podemos encontrar ejemplos como el comenzar a hablar de lo que nos molesta de alguna situación o persona; comenzar a pedir ayuda sino lo hemos realizado; pedir perdón; reconocer el dolor o tristeza que se siente, sin esconderla; dejar de ser tan exigente al punto de dañarse a sí mismo y así tantos ejemplos.

Las personas que comienzan a aplicar lo anterior, sienten que se están haciendo un bien. Les hace sentido lo que están realizando. Hay un desahogo, tranquilidad, incluso amor.

Son experiencias nuevas para aquel que nunca las había pensado y en la novedad esta la oportunidad del cambio, del desarrollo, de ser una mejor versión como persona.

“Quienes buscan vivir una vida sabia llegan a comprender que, aunque el mundo pueda recompensarnos por razones equivocadas o superficiales – tales como nuestra apariencia física, la familia que provenimos y cosas semejantes – lo que importa en realidad es quienes somos en nuestro interiores y en qué tipo de personas nos estamos convirtiendo”  (Epicteto)

A modo de conclusión el no tener interés en cultivarse, intentar al menos ser una mejor versión que ayer, es de las indiferencias o flojeras con mayores consecuencias sobre uno mismo.

Si quiero dar alegría, amor, tranquilidad o seguridad a nuestros seres queridos, para lograrlo se parte por entregarse a uno mismo lo que queremos dar… era tan simple como darte a ti mismo cariño para entregar cariño.

 

Encuentros y Re-encuentros

Todos sin excepción en algún momento de nuestras vidas, hemos conocido en una primera vez a una o más personas, que nos dan una sensación bastante particular: ser más familiares que desconocidas.

Hay un punto en que  las vivencias de cada persona – independiente de su credo, historia y proyectos de vida – se dan experiencias muy similares. En este caso me quiero referir a los encuentros con personas y los re-encuentros con espíritus familiares.

Es muy probable que cada año conozcas a nuevas personas, por los contextos en que te vas desarrollando. Estás nuevas personas en tu vida, tienen problemas, sueños y formas de ser al igual que tú.
La probabilidad de que una persona que llega a tu vida se lleve bien o mal contigo o viceversa es 50/50. En otras palabras, ya es un encuentro digno de celebrar que dos personas se crucen por los caminos que llevan recorriendo por sus decisiones, más impresionante es que se lleven bien.

Encuentro

Estos encuentros con personas que se llevan bien (sin esfuerzo), se caracterizan: por tener mucha química (no solo física, sino sobre todo psicológica), pasa mucho tiempo y se siente muy breve, un compañerismo innato y sobre todo, un fluir en lo que se dice. Estos encuentros por lo general, conllevan que posterior a esa primera vez, estás personas (y no solo me refiero a potenciales nuevas parejas, sino nuevos amigos o amigas) se junten y comiencen a desarrollar algún tipo de relación.

Cuándo lo anterior ocurre, se siente una infinidad de sensaciones, emociones y sentimientos de índole placenteros. Es un volver a empezar con alguien que hubo afinidad innata. Lo curioso es que esa persona, no llego ni antes ni después, sino en el momento preciso que tenía que llegar y que tú tenías que llegar a la vida de esa persona.

Ejemplos de lo anterior: amigos del colegio, universidad, el trabajo. Dicen que las personas se relacionan por tener intereses en común, sin embargo, hay casos que personas totalmente alejadas a lo que estamos acostumbrados, se llevan increíble. Lo anterior confirma lo impredecible de ese tipo de encuentros.

Nietzsche en su libro “Así hablo Zaratustra” plantea la relevancia de este tipo de encuentros: “Compañeros de viaje vivos es lo que yo necesito, que me sigan porque quieren seguirse a sí mismos – e ir adonde yo quiero ir»

Re-Encuentro

El caso de los re-encuentros ocurre en la misma situación espacio temporal de los encuentros, con la diferencia, de la intensidad y sorpresa de lo que se siente.

Los re-encuentros entre espíritus como así los llamo, se da cuándo no solo tienes buen feeling y complicidad innata con la persona, sino que sientes que la conoces de antes sin poder entenderlo.

Expresiones “siento que te conozco de antes” o “siento mucha confianza contigo”, son reflejo de ello. En esos momentos, el nivel de conversación es íntimo y profundo, no solo  se habla de temas en común, sino de las vivencias fuertes y personales que se han experimentado.

Khalil Gibrán en su libro el “El Profeta” expresa de forma clara está amistad innata que se siente  “Sus amigos son la respuesta a sus necesidades.
Ellos son el campo que siembran con amor y cosechan con agradecimiento.
Y ellos son la mesa y la lumbre.
Porque ustedes van hacia ellos con hambre y los buscan con sed de paz

Se siente un cariño innato hacia esa persona, algo que con otras personas te tomaría meses, en solo unos minutos lo sientes con él o ella.

Sucede sorpresivamente que comparten vivencias en común, teniendo un pasado (aparentemente) totalmente diferente uno del otro.

Este tipo de re-encuentros suceden pocas veces en la vida. Se puede expresar en parejas, amigos que se conocen en una noche y se suman al camino de vida durante años, comenzando una evolución en conjunto. Esa persona se transforma en un espejo de tu interior, dónde confías sin saber las razones, te abres y apoyas sin cuestionártelo y es un regalo literalmente que llega a tu vida.

No importa la edad ni credo, estos re-encuentros llegan para llenar espacios que por uno mismo no ha logrado satisfacer. Son por así decirlo, partes del espíritu que al estar juntos, comienzan a vibrar hasta el punto de hacer una canción llamada amor sin condiciones.

Los “Encuentros” enseñan a que no sabemos con quién ni cuando nos vamos a encontrar y llevar bien. Los “Re-encuentros” enseñan que la vida es más que lo que creemos y que en un abrir y cerrar de ojos, nos pone a una o más personas, para hacer una familia… una familia espiritual.

Lucas Estrella en su hermosa obra de “El Oráculo del Guerrero” expresa la belleza y sentido de estos re-encuentros y mantenerlos durante la vida “El camino te llevará toda la vida. ¿Por qué hacerlo sólo? Es bueno recorrerlo acompañado. Busca entonces al hermano del Camino. Con él podrás recorrer la senda de igual a igual. Cuando él esté cansado, tú deberás seguir remando. Cuando tú duermes, él vigilará. Cuando uno tropiece, el otro estará allí para ayudarle. Cuando uno esté enfermo, el otro acudirá en su ayuda.

    Poco a poco los lazos se fortalecerán, y vuestros corazones se alegrarán al abrazarse de Guerrero a Guerrero luego de cada batalla. Compartirán lo sagrado y lo profano por igual. Compañeros de plegarias y de borracheras seréis. Cada uno con su vida, sus amores y penurias, sumergido de lleno en la vida. Pero en medio de la vorágine, recordarás a tu amigo y el corazón se sentirá reconfortado. Año tras año recorrerán juntos la Senda Sagrada del Guerrero. Espalda con espalda, cien combates serán cien victorias.

 Y un día lejano, al final de vuestras vidas, os sentareis uno al lado del otro, a contemplar el sol ponerse en el silencioso desierto.”

 

 

Círculo de hombres: un espacio ancestral

Recordar significa volver a pasar por el corazón en su etimología. Hay un sinfín de recuerdos tácitos en nuestro ADN, en nuestra especie humana a nivel mental, emocional, corporal, grupal y transpersonal.
Lo era moderna en su infinita creación de nuevas ideas, nuevas tecnologías han hecho un avance impresionante en la humanidad.
¿Qué entendemos por avance? ¿Hasta qué punto las personas se interesan por cultivar su interior?
Es en este punto de reconocer ese recuerdo latente, a la espera de activarse, que reunir un grupo de hombres en una geometría determinada a través de un círculo, emergen profundidades insospechadas y a la vez muy familiares por más que sea la primera vez que se sientan.

CÍRCULO DE HOMBRES

El círculo de hombres es traer nuestros linajes más antiguos que se juntaban en círculo para conocerse, tomar decisiones y compartir. Elementos que actualmente al menos en la cultura occidental ha quedado solo como un dato de la historia. Sentados unos al lado del otro frente a un fuego por ejemplo, en plena naturaleza, se experimentaba la horizontalidad, el ser parte de un todo mucho más grande y el poder de estar junto a otros en ese mismo propósito.
Es curiosa la paradoja que algo tan antiguo sea tan exótico y desconocido.
«El fracaso de las revoluciones sociales se debe a que las personas que las promueven no han realizado, en sí mismas, el proceso evolutivo. Las transformaciones sociales sólo pueden tener éxito a partir de la salud y no de la neurosis o del resentimiento. De otro modo, los cambios sociales sólo sustituirán una patología por otra.» (Toro, 2015)
Ante el creciente descontento con las políticas de estado, el sistema económico, las guerras, la falta de sentido común en aquellos que toman las decisiones, la explotación sin mesura de los recursos naturales pasando a llevar como en el caso de los Dakota en Norteamerica los lugares que son sagrados para ellos, se ha generado un descontento creciente en la población de distintos puntos del planeta.
En mi artículo “Visiones sobre el trabajo en grupo con las emociones a través del coaching y lo transpersonal” (Padilla, 2016) expliqué como en un proceso de dinámicas de grupos abriendo la vulnerabilidad y las emociones, se podía llegar a una sintonía transpersonal de conexión y unidad, tal como sucedió en el taller realizado en Sevilla el 10 y 11 de Diciembre. Lo cual tiene directa relación con el otro artículo que escribí llamado “Chamanismo: Un camino hacia la valoración de la vida” (Padilla, 2016) explicando los valores que se desprenden de las experiencias en ceremonias con las medicinas indígenas, entre ellas el respeto por la madre tierra y lo femenino.
Lo interesante de lo anterior es que son “diseños” ancestrales que una vez aplicados en contextos urbanos, suceden experiencias similares: Apertura, conexión transpersonal de unidad, estado de vacío, silencio interno, amor desinteresado.
Por lo que el círculo de hombres no es solo un área exclusiva de los que creen en las energías o tienen interés en el crecimiento personal, sino algo transversal a las creencias, credos y religiones. Como un patrimonio de la humanidad.
El participar en ellos permiten integrar muchos elementos que los hombres por el tipo de cultura y educación que vamos recibiendo no tenemos a mano: el contacto con las emociones; expresar nuestra vulnerabilidad; apoyarse en personas que no hemos visto antes; la escucha; la experiencia transpersonal con lo sutil junto a otros hombres.
“Cuando un grupo humano se reúne y hace algo complementariamente, se conoce, y se quiere., porque se quiere a lo conocido y se teme a lo desconocido. Por eso tememos al futuro, porque no lo conocemos, y al pasado no queremos abandonarlo, porque lo conocemos.” (Moffat, 2007)

LO TRANSPERSONAL EN HOMBRES Y MUJERES

Llegamos al punto que los hombres se van cultivando su interior junto a un diseño ancestral con múltiples efectos que he podido constatar en Chile y España, siendo cada círculo una experiencia única e irrepetible.
Dichos círculos son menos frecuentes que los círculos de mujeres donde hay más mujeres participando en el proceso de cambio social y personal. Incluyendo el ámbito político con marchas en distintos rincones del planeta por los derechos de las mujeres. Ante lo cual he visto poca voz de los hombres ante esa puesta en marcha de las mujeres para detener la herencia patriarcal y machista que no quieren seguir perpetuando en sí mismas y en las futuras generaciones.
Los hombres ante este fenómeno nos influencia directa o indirectamente, dado que desde una visión transpersonal, todo movimiento en una parte incluye al todo; lo que te sucede a ti es un espejo de mí mismo y dicho en palabras más simples: nuestras madres, hermanas y parejas son las que viven con esa carga social que nos ha influenciado inconscientemente en roles de hombres que ya no nos hace sentido o sencillamente no queremos llevar a cabo, sin saber que alternativa realizar nuestro desarrollo como hombres.
…»Ahora nos importa perder la arrogancia. Mientras te sientas lo más importante del mundo, no puedes apreciar en verdad el mundo que te rodea. Eres como un caballo con anteojeras: nada más te ves tú mismo, ajeno a todo lo demás» (Castaneda)
Círculo de hombres y círculo de mujeres, círculos mixtos todos son pequeñas acciones para abrir un espacio de reflexión compartida, de generar nuevos espacios de ser hombre y de ser mujer sin seguir patrones anteriores ni modelos alejados de nuestra autenticidad y sentir.
Podemos simplemente quedarnos mirando o dar un paso. Un paso interno de comprometerte a generar una reflexión y acción por ello, que muchos hombres se guardan en silencio, y abrirlo.
Una incomodidad es una señal, señal de hacer algo diferente.
“Y el Yo transpersonal se origina al descubrir el Inconsciente colectivo, y supera el sentido infantil de la posesión del <>, pasando al altruismo adulto del <>. El Yo transpersonal considera que todo lo que disfruta la humanidad procede del universo y pasa por mí para ser transmitido. De un primer estado <<sólido>> y personal, blindado por fronteras y protegido con cerrojos (el Yo personal), se pasa al estado de canal“. (Jodorowsky, 2015)

El círculo de hombres es un encuentro entre iguales, de mutuo aprendizaje y de generar un espacio de cambio: de lo personal a lo transpersonal.

BIBLIOGRAFÍA.

CASTANEDA, C. (1975) Una realidad Aparte. México: Ediciones Fondo de Cultura Económica.
JODOROWSKY, A. (2015) Metagenealogía. Argentina: Ediciones Debolsillo.
MOFFAT, A. (2007) Terapia de Crisis: La emergencia psicológica. Argentina: Ediciones Argentina.
PADILLA, J. (2016) Las emociones en psicología y psicodrama transpersonal. España: Ediciones Universitrans.
TORO, R. (2015) Biodanza y los cuatro elementos. Chile: Editorial Cuarto Propio.